17.1.09

Rel - accion



Hoy hablamos de couples, en la lengua de cervantes parejas. Un tema espinoso en muchos casos, y motivos de chanza cuando alguno de mis amigos oyen hablar sobre el tema. Pero hoy no va a ser el dia que hablemos de nuestras(inexistentes) relaciones, no. Hoy va a ser el dia de como pasar a la historia con una relacion, y no vale a intentar batir records de polvos a la semana, quesiempre se exageran las cifras muchach@s. Posiblemente el enfoque que le doy a este tema no sea el más apasionante, pero ha habido 2 personas que han sacado un verdadero filón de algo tan absurdo como los finales de relaciones.
Olinka Vištica y Drazen Grubišić son dos buenos amigos hartos de consolar amigos en el final de sus relaciones. Como no encontraron ningún modo humano de abarcar una solución universal al problema de sus amigos enamoradizos, les surgió lo siguiente: ¿Por qué no crear un museo donde amigos/conocidos o simplemente le gente despechada podría donar recuerdos de las relaciones terminadas y así compartir de algún modo un dolor tan genuinamente individual? Así nació The museum of broken relationships, una exposición itinerante que va recabando objetos, cartas o sms de rupturas pasadas, haciendo así al visitante a la exposición partícipe del malestar ajeno, y del sufrimiento por la pérdida.
Por el momento, la exposición no ha salido mucho fuera de la Europa del Este, pero apartir de este 2009, viajara por unos cuantos continentes, sin fecha confirmada para nuestro país.
Y si no os gustaría pasar a formar parte de la historia por una ruptura, siempre tenéis la posibilidad de borrar recuerdos, como en la gran película "Eternal Sunshine of the spotless mind", y esta canción de Sidonie, que habla exactamente del mismo tema que la peli.
Disfruten, del amor, la soledad, o la compañia fraternal. Es mejor así.



2 comentarios:

  1. el texto genial interesante me gusto

    la cancion no opino¡¡¡

    jajajaja

    ResponderEliminar

Poderoso dueño del destino de los bloggers(usuario), escribe algo, y me maravillaré de tu habilidad para componer prosa sencilla y brillante, o lo que comunmente llaman en mi barrio, comerte la bajeza.